Mitos sobre los detectives privados

El mundo de los detectives ofrece un secretismo propio de la profesión, a lo que se une algunos mitos sobre cómo realizan su trabajo. De hecho, se han realizado hasta películas y series sobre estos profesionales, consagrando de esta manera a grandes figuras audiovisuales.

¿Pero los mitos sobre los detectives son realmente ciertos? ¿O hay más ruido que nueces en todo este asunto? Todo esto lo desgranaremos en las siguientes líneas.

Mujeres detectives · Domca

Mujeres detectives

Diferentes mitos sobre los detectives privados

  • Largos viajes por carretera y estancia en hoteles de poca monta.

No todo es verdad. Por un lado, es cierto que la labor de los detectives suele ser solitaria o ayudado por compañeros. No obstante, no es verdad se alojen en malos hoteles. Es más, suelen hacerlo en el mismo hotel que el investigado, o en uno cercano.

  • El camuflaje.

De nuevo, no todo es tan excéntrico como nos hacen creer las películas. Es cierto que los detectives deben pasar desapercibidos, pero tampoco tienen que disfrazarse de manera extravagante porque así podrían llamar más la atención. No obstante, sí pueden hacerse pasar por otros trabajadores para averiguar si el investigado realmente ha dicho la verdad sobre una baja laboral en su empresa, por ejemplo.

  • ¿El dinero lo puede todo?

Muchos son los casos donde los investigados, una vez que son pillados por el detective privado, tratan de sobornar al detective privado para que éste no realice un informe desfavorable. Sin embargo, los profesionales del seguimiento suelen dejar de realizar su labor si sospechan que el investigado les ha descubierto.

  • Encontrarse con alguien del pasado.

Esta práctica poco frecuente hace que los detectives reciban encargos por viejos amigos o parejas, tratando de descubrir infidelidades en el presente. Igualmente, personas mayores tratan de buscar a amores del pasado para despedirse de ellos, o incluso encontrar algo de compañía.

  • Sexo, alcohol y rock and roll.

Este mito también es falso, pues los detectives pueden llevar una vida perfectamente ordenada, aunque muchas veces tengan que salir de casa de repente para tratar de resolver un caso. Como todo, pueden existir profesionales que hayan sido capaces de separar su vida laboral de la personal, pero no es lo normal. De hecho, algunas detectives han llegado a trabajar estando embarazadas, como muchas mujeres en otras profesiones.

Síganos y comparte
error